Globered
Consigue tu propia pgina web

Escritor y Mtro. Jos Juan Mellado Sierra

0 0 0

Leyenda corta del Paraguay II

Por: Escritor y Mtro. José Juan | Publicado: 02/02/2011 02:54 | | #Cont:2




El sol rojo

Leyenda guaran. Entre los indios mocoretaes haba uno, joven, aguerrido y valiente llamado Igt (hbil nadador) que amaba a la ms buena y hermosa de las mujeres de su tribu, Picaz (paloma torcaz), y quera casarse con ella.

Los padres de Picaz consintieron en que se realizase tal boda; pero siendo necesario para ello la aprobacin de la Luna, llamaron al Tuy (adivino) de la tribu para que la consultara.

Era una noche plcida y serena. La luz blanca, clara, brillante y hermosa de la Luna iluminaba los campos y las tolderas de los indios. Y el Tuy interpret:

-Esa luz que nos enva la Luna significa que ella aprueba satisfecha la boda de Igt y Picaz.

Entonces, el Jefe de la tribu orden a Igt demostrase a todos que en verdad era digno y merecedor de tomar compaera. Para ello deba arrojarse a las aguas de la laguna y nadar durante largo rato. Después, ir en busca de un gran nmero de presas de caza. Igt, que era excelente nadador y haba cazado mucho desde su niez, realiz las pruebas con el mayor éxito, pues nad cuanto se lo pidi y trajo entre sus brazos abundante caza.

Las ceremonias de la boda realizronse una noche, después de tres lunas. Se encendi una gran hoguera, a cuyo alrededor todos los indios coman, beban, bailaban y gritaban, festejando tan grande acontecimiento.

Pero algo faltaba para que Igt y Picaz fueran felices: tener la seguridad de que Tup, su dios bueno, haba aprobado también la boda. Y esperaron.

Cul no sera su pena y desconsuelo, cuando llegada la noche siguiente comenz a caer una copiosa lluvia! Eran las lgrimas de Tup las que caan sobre la tribu para significar el descontento y desaprobacin del dios por haberse realizado la unin de los jvenes indios.

Igt y Picaz no podan, pues, continuar unidos perteneciendo a la tribu. Deban huir y arrojarse a las aguas de la laguna. All haba una isla donde moraban todos los que se haban casado contrariando la voluntad de Tup. Los dos deban ir a esa isla para no volver jams.

Al da siguiente ces la lluvia. Y por la tarde, a la hora en que el sol iba a ocultarse en el ocaso, Igt y Picaz se arrojaron al agua y comenzaron a nadar.

Los indios de su tribu, reunidos a orillas de la laguna, viéndolos alejarse lentamente, los injuriaban y maldecan para aplacar el enojo de Tup y evitar sus castigos, pues ésta era su creencia.

Igt, hbil nadador, consigui nadar buen trecho, ayudando también a su infortunada compaera. Poco faltaba a Igt y Picaz para llegar a la isla sanos y salvos, cuando una nueva desgracia cay sobre ellos: uat (Espina), un guerrero malvado de la tribu, les arroj una flecha. Todos los indios lo imitaron, y entonces fue una lluvia de flechas la que lleg hasta Picaz e Igt, quienes, heridos quizs por ellas, desaparecieron de la superficie de las aguas.

En ese preciso instante el sol, que se hunda en el horizonte, tom un intenso color rojo; y su luz ti la laguna e ilumin de rojo los campos y el cielo.

Esto llen de asombro a los indios, los que, atemorizados, huyeron velozmente, alejndose de la laguna.

Mientras tanto Igt y Picaz, ayudados sin duda por Tup porque eran buenos, lograban salvarse y llegar a la isla, donde podran al fin vivir felices, pues se amaban mucho.

  

Comentarios
mariangel452
mariangel452
muchisimas grasias me ayudo muchisimo para mi trabajo practico we GRASIAS...
mariangel452
mariangel452
Enfadadoholaaaaaaaaaaa que hay weeee. esto es un completo desastre, como pio va a comentar eso que bobasa es esa tipa boludooo
Comenta